I.E.S. Justo Millán

Erasmus +

IMG-20191227-WA0024

Ilusiona-T Titula-S

II PLAN DE EXITO EDUCATIVO WEB

CENTRO FINANCIADO POR

fondosocialeuropeo

3º y 4º ESO - CCFF - FPB

ministerioeducacion
educ

Centro bilingüe

METODOLOGIA PDF Imprimir E-mail

METODOLOGÍA.

 

METODOLOGIA GENERAL: ACTIVIDADES, UNIDAD DIDÁCTICA, MATERIALES Y RECURSOS DIDÁCTICOS.

 

ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS.

 

A continuación expondremos algunas recomendaciones generales de carácter didáctico:

 

  • 1. Tener en cuenta que las asignaturas del Departamento son desconocidas para los alumnos, ya que no poseen conocimientos previos, salvo esbozos de opiniones sobre cuestiones cotidianas y problemas de radical actualidad.
  • 2. Comenzar, especialmente al iniciar el Curso, con actividades de aproximación y contextualización, con el fin de promover la motivación, detectar deficiencias y guiar al alumno.
  • 3. Valorar las características psicológicas y el momento evolutivo en el que se hallan los alumnos: emergencia del pensamiento abstracto formal y uso de la argumentación; capacidad de interrelación entre las materias y predisposición para la acción y la intervención en la sociedad; y definición de la identidad personal.
  • 4. Percatarse de que el nivel cognitivo de los alumnos los capacita para elaborar reflexiones abstractas, proponer actuaciones o plantear proyectos; en definitiva, es el momento para la comprensión del entorno que los rodea.
  • 5. Utilizar, prioritariamente, el aprendizaje significativo, que implica que el alumno debe revisar, reconstruir y reordenar lo que ya sabía; al tiempo que debe descubrir el significado y la utilidad práctica de lo aprendido.
  • 6. Introducir progresivamente al alumno en la tradición ética y filosófica, vinculándola con su contexto vital.
  • 7. Ampliar en lo posible la gama de actividades y recursos, lo que permitirá atender a la diversidad de alumnos y a realizar una evaluación más objetiva que desvele las posibilidades de aprendizaje de cada alumno.

 

Los principios metodológicos que orientan el trabajo en la materia de Filosofía se resumen en un aspecto esencial: la reflexión filosófica como proceso de razonamiento que conduce al esclarecimiento de las propias ideas y experiencias a través del análisis crítico de los problemas a los que se enfrenta el ser humano.

 

En torno a la reflexión filosófica, se articulan las siguientes cuestiones:

 

  • Cuál es el objeto de la reflexión filosófica. Tratar los problemas filosóficos históricamente situados y ponerlos en relación con las prácticas de la vida individual y social.
  • Cuáles son sus fines esenciales. Dar respuestas globales que integren la diversidad de problemas que plantea la experiencia humana desde sus múltiples vertientes. También pretende otorgar valor de conocimiento a sus afirmaciones e interpretaciones y a las orientaciones que posibilita, así como estar comprometida con su tiempo y trascender a una época determinada.
  • Cuáles son sus características. Ante todo la lucidez y la claridad de planteamientos que permitan el acercamiento desde una voluntad real de encuentro y de diálogo para obtener respuestas universales en las que se advierta la sensibilidad hacia el complejo momento sociocultural y de grandes transformaciones que vivimos.
  • Cuál es la metodología de trabajo más adecuada. En primer lugar, la contextualización desde el propio momento histórico que evite la reflexión excesivamente abstracta sobre los problemas. Después, la realización de actividades que contribuyan a la adquisición de hábitos con los que los alumnos y alumnas puedan sentirse partícipes en el proceso de clarificación de las ideas. En tercer lugar, es necesario permitir un acercamiento al conocimiento de discursos filosóficos del pasado que ayuden a enriquecer y ordenar los propios planteamientos. Por último, la flexibilidad en cuanto al tratamiento de los diversos problemas que permita enfoques diversos para que los profesores y profesoras del Departamento puedan en cada caso seleccionar aquellos que posibiliten una orientación adecuada a cada grupo de alumnos y alumnas.

   Como conclusión de todo lo expuesto, nos referimos ahora a los principios metodológicos que se encuentran en la base de la Reforma y que en Filosofía tienen una especial importancia ya que en ella se manifiesta el principio de aprendizaje significativo como atributo inherente a la materia. Los aspectos que orientan esta significatividad son:

  • Principio de actividad, entendido como la implicación directa en el proceso de reflexión filosófica aportando ideas e incorporando progresivamente los conocimientos adquiridos en las diferentes disciplinas del currículo.
  • Principio de construcción de los aprendizajes. En cuanto a que la reflexión se ha de cimentar sobre experiencias y conocimientos previos que permitan la incorporación de las nuevas adquisiciones en la propia estructura cognitiva y el establecimiento del mayor número posible de relaciones entre los planteamientos personales y los nuevos aprendizajes.
  • Principio de motivación. Los problemas filosóficos que se plantean deben estar tomados del contexto histórico actual y han de partir de los conflictos que despiertan el interés de los jóvenes para permitirles abordarlos a partir de la propia experiencia.
  • Principio de flexibilidad, referido a planteamiento de los problemas, secuenciación de los contenidos y articulación e incorporación de las aportaciones de diferentes miembros de la comunidad escolar al proyecto educativo para conseguir que éste se adapte a los grupos de alumnas y alumnos a que se dirige.

 

PROGRAMACIÓN: DESARROLLO DE LA UNIDAD DIDÁCTICA.

 

La metodología a seguir será principalmente activa, tanto por parte de los alumnos como por parte del profesor. Así pues, el desarrollo de la unidad contará, por este orden, con actividades de: introducción, motivación y conocimientos previos, desarrollo de contenidos, síntesis y fijación de conceptos, refuerzo y ampliación, y evaluación.

 

En el Anexo de la programación se recoge el esquema general de una Unidad Didáctica. Es la propuesta que se va a desarrollar como sistema de trabajo por el profesor del Departamento. En ella se especifican: el tipo de actividad dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, el contenido de la actividad, la metodología empleada, los materiales y recursos que se emplean, la forma de atender a la diversidad.

 

Las condiciones generales, que hemos visto más arriba, deberán ser tenidas en cuenta a la hora de planear y aplicar las diferentes Unidades Didácticas. De las diferentes fases de desarrollo de una Unidad Didáctica destacamos dos, por su radical importancia para el aprendizaje de los alumnos y alumnas:

  • - Motivación y exploración de las ideas previas:

 

Antes de comenzar la explicación de cada unidad es necesario pulsar el estado de las concepciones previas de los alumnos, con el fin de orientar el trabajo conforme a los juicios (y prejuicios) que los alumnos muestren y de rechazar las ideas equivocadas que puedan tener sobre un tema. Además, este trabajo previo en torno al contenido del tema ayuda a suscitar el interés por profundizar en sus contenidos.

  • - Organización de los contenidos: información básica y complementaria:

 

Cualquier material curricular que sirva de apoyo al trabajo debe contemplar la posibilidad de establecer niveles de diferenciación de contenidos con el objeto de poder atender a las diferencias individuales de los alumnos.

 

Por este motivo, sugerimos la diferenciación entre dos niveles de contenidos: la información básica y la información complementaria:

 

  • Información básica: contiene la información esencial, los aspectos considerados como contenido mínimo de aprendizaje para todos los alumnos y alumnas. Como consecuencia de su carácter básico, exigible y alcanzable para todos, se plasma en un texto riguroso y organizado, de naturaleza expositivo-narrativa.
  • Información complementaria: desarrollos monográficos: analizan en profundidad algún elemento o aspecto de la información esencial.